Un poco de sal contra el desmayo

lipotimia_saldelmar_editada

Inesperadamente, por estar mucho tiempo de pie, en ambientes cerrados, o con mucho sol y calor, algunas personas pierden el conocimiento, lo que se puede prevenir con la ingesta de sodio y glucosa

 

Aunque popularmente se le conoce como desmayo y hasta como un “soponcio”, este descalabro se denomina síncope vasovagal o lipotimia, que según su modalidad puede ser simple, por exposición al calor –los más frecuentes-, estrés, falta de hidratación adecuada, miedo, menstruación, como también puede revelar problemas más serios,  de orden cardiovascular o neurológico.

Este desmayo espontáneo puede ser precedido por mareos, vista nublada, respiración con dificultad y suele ocurrir con frecuencia entre mujeres jóvenes, aunque hasta un 50 por ciento de las personas puede  experimentar al menos un episodio a lo largo de su vida.

En palabras del neurólogo Francisco Vivancos, “el síncope neuromediado o vasovagal es una pérdida de conciencia transitoria con recuperación espontánea, que no deja secuelas y que está originado por una disminución del flujo sanguíneo cerebral”. Está también caracterizado por una disminución de la presión arterial.

Ante su presencia la sangre se congestiona en las extremidades inferiores y el flujo cerebral disminuye. Por ello  la persona se debe colocar en posición horizontal con las piernas elevadas para que la sangre vuelva rápidamente al cerebro. A su vez, se recomienda la ingesta de un poco de sal pues ayuda a la regulación de la hidratación, disminuye la pérdida de fluidos por la orina y participa en la transmisión de impulsos electroquímicos. Es recomendable ingerirla en el momento e incluso mantener siempre este producto a mano, así como algo de azúcar, sobre todo cuando se está sometido a calor persistente. Entre otras recomendaciones para quienes sufren de lipotimia es mantenerse con ropa fresca, evitar la exposición solar prolongada y la deshidratación, así como alimentarse adecuadamente.

Si los síntomas persisten, la persona debe acudir a un especialista –internista, cardiólogo y/o neurólogo, a fin de descartar problemas más serios.

Deja una Respuesta