Renovación con sal

Renovación con sal

Diciembre es propicio para atraer buenos deseos y despojarse de lo negativo, por lo que es la temporada perfecta para darle un uso menos tradicional a la sal, aquí te explicamos cómo

 

El cierre del año según el calendario gregoriano es motivo para que la mayoría de las personas deseen deshacerse de situaciones negativas, sentimientos de frustración, pobreza, etc, para atraer un tiempo nuevo, en el que sea posible cumplir los sueños y superar las dificultades.

Así, es común observar en muchos lugares del orbe, rituales asociados a la apertura al año que se inicia para atraer lo positivo, la abundancia y los viajes. Recibir los días nacientes en la calle con una maleta, colocarse una prenda interior amarilla, tener un dólar en el bolsillo derecho del pantalón…, son algunos de ellos. Pero un elemento siempre ligado a lo esotérico, a la purificación y por tanto a la búsqueda de la buena suerte es la sal, la que también está presente en estas fechas decembrinas para intentar colocar el destino a nuestro favor.

La sal es una sustancia de purificación, por lo que en materia esotérica se recomienda un baño de sal marina, del cuello para abajo, para alejar las envidias y limpiar el aura antes de recibir el nuevo año. En esa inmersión, los pies se deben exfoliar con este ingrediente, ya que se considera que es la parte del cuerpo donde se concentra más la energía negativa.

Expertos en Feng Shui, como Ana María Balarezo, explican que el día 30 de diciembre, se debe realizar una limpieza ritual de la casa o el negocio, para lo que se debe colocar sal marina desde la noche del día anterior en todos los rincones, elemento que absorberá las energías negativas “que se estancaron en el transcurso de todo el año anterior”.  Para el 31 en la mañana, se procede a barrer el espacio, desde adentro hacia afuera, eliminando así toda la sal; mientras, se visualiza mentalmente como “todo lo viejo, negativo y estancado sale de tu hogar”.

El procedimiento anterior, puede ser sustituido también con una limpieza general de agua con sal de todo el piso de la casa, así como la eliminación de objetos viejos, dañados o que no se usan, para garantizar una renovación total. Otros expertos en temas esotéricos consideran que la limpieza energética con sal, tanto corporal como en el lugar que se habita, se puede realizar en otras fechas claves de las fiestas decembrinas, como la noche anterior al 24 de diciembre.

La Navidad llama a los deseos de cambio, por lo que desde tiempos inmemoriales se vienen realizando ritos de purificación y abundancia con la finalidad de transmutar conflictos del pasado e iniciar un nuevo ciclo más positivo.

¡Atrévete a hacer tus rituales con @Sal_Delmar y cuéntanos en las redes cómo te fue!

 

Deja una Respuesta