La Sal: Un mineral para reducir el dolor

Bath salt

La sal, más que un ingrediente para la comida, es un aliado para su bienestar. Entre uno de sus tantos usos, este mineral tiene un poder efectivo sobre el cuerpo pues ayuda a mejorar malestares y a reducir el dolor. Sin duda, la sal tiene múltiples usos, pero hoy queremos presentarle cómo la puede utilizar  para su bienestar corporal.

Para el dolor muscular: la energía que se acumula en los músculos, sea por estrés, presión, o malos movimientos, tiene una solución natural y efectiva: la sal. Disuélvala en agua y colóquesela en la piel; su efecto extrae las toxinas del cuerpo, ayuda a calmar el dolor muscular y reducir la inflamación. Para reducir este tipo de dolores, el procedimiento puede ser variado: desde la aplicación de paños de agua con sal, hasta inmersiones en sales para relajar el cuerpo.

Para el dolor de garganta: cuando tenga malestar en la garganta producto de una gripe o resfriado común, existen remedios caseros que puede realizar para mejorarlo. Uno de ellos está hecho a base de sal. Sólo necesita diluir sal fina en un vaso de agua y realizar gárgaras. De esta forma, estará eliminando las infecciones de garganta y, consecuentemente, el dolor.

Para el dolor de pies: por su efecto desinflamatorio, la sal es ideal para calmar el dolor de las extremidades. Sólo debe colocar en una ponchera agua tibia con unos gramos de sal. Además de mejorar el dolor de los pies, puede convertirlo en una rutina de relajación y belleza. ¿Cómo? Utilice, luego de la sesión, jabones de sal para exfoliar los pies y así estará eliminando las células muertas y también reafirmando la piel.

Para el dolor estomacal: la sal tiene propiedades que ayudan a controlar la acidez estomacal. Un remedio casero que jamás falla es combinar jugo de limón con bicarbonato de sodio y una pizca de sal. ¡Tómelo cada vez que tengas malestar estomacal y verá cómo se alivia!

Deja una Respuesta