Magia mineral: Catedral de la Sal en Colombia

catedral-de-sal

Siempre lo decimos: la sal es más que un aliado para la cocina. Este versátil mineral, que tiene múltiples usos, también fue elegido, desde siglos atrás, para erigir un templo  monumental que cautiva a millones de visitantes todos los años. Se trata de la hermosa e imponente Catedral de la Sal ubicada en el municipio Cundinamarca de Bogotá en Colombia. ¡Conócela!

Construida en la mina de sal de Zipaquirá, en Bogotá, es la iglesia subterránea más grande de Colombia y uno de los centros turísticos más visitados en este país suramericano. Este espacio, que forma parte del complejo temático “El Parque de la Sal”, es la evidencia viva y moderna de una reserva natural maravillosa. 

Está dividida en dos partes: la Catedral Antigua y la Catedral Nueva. La construcción de la primera empezó en 1950, aunque se inauguró en 1953, motivada por la fe a la que se encomendaban los mineros antes de iniciar su jornada de trabajo en la mina de sal; ellos decoraban las cavas con figuras religiosas a las que, constantemente, les pedían protección. Lamentablemente, esta primera etapa fue cerrada al público en 1990 por fallas en su estructura.

La construcción de la Catedral Nueva se inició en 1991, en remplazo de la primera. La propuesta de su diseño se llevó a cabo a través de un concurso, del cual resultó ganador el arquitecto bogotano Roswell Garavito Pearl, quien trabajó para su inauguración en 1995. Las secciones principales de la Catedral son tres: El Viacrucis, la Cúpula, donde se encuentra la gran cruz tallada en relieve, y las Naves de la Catedral, interconectadas entre sí, con un sentido simbólico que hace referencia al nacimiento y muerte de Jesucristo.

Sin duda, esta Catedral representa una joya para los amantes del ecoturismo. En su interior es común encontrar esculturas de sal y de mármol, todo con un sentido religioso que mueve a fervientes católicos de todo el mundo. ¿Ya la visitaste? ¡Cuéntanos tu experiencia!

 

Deja una Respuesta